Lee el artículo y comenta sobre la represión actual del español en Estados Unidos (incluso en NY), tomando en cuenta tus experiencias personales y estas dos preguntas:

1) ¿Deberíamos solo hablar inglés en Estados Unidos?

2) ¿No permitir hablar español en Estados Unidos es racista?

https://www.nytimes.com/es/2018/06/23/opinion-espanol-estados-unido...

La represión lingüística del español en Estados Unidos

Por 23 de junio de 2018

CAMBRIDGE, Massachusetts — “Speak English. This is America”. Estas son las palabras con las que un abogado de Manhattan reclamó al dueño de un restaurante para que sus empleados hablaran en inglés, y no en español. Son palabras que condensan una idea arraigada en buena parte de los estadounidenses y que justificó las sospechas de un agente fronterizo, en Montana, para detener a dos mujeres que hablaban en español.

Es la misma idea que llevó a una maestra en Nueva Jersey a decirles a sus estudiantes, que hablaban español, que en Estados Unidos se luchaba por defender el derecho de hablar americano, porque nada hay más natural que darle a una lengua el nombre del país en que se habla.

Las actitudes intolerantes son contagiosas y estos sucesos —irreflexivos y hasta violentos— reflejan que estamos viviendo una escalada de racismo, quizás provocada por el discurso del presidente Donald Trump. En lo que se refiere al español, las ideas e intenciones de Trump quedaron claras desde el inicio de su mandato: con el falso pretexto de su reorganización estructural, se suprimió la versión en español de la página web de la Casa Blanca. Es inevitable ver la alineación de Trump con el movimiento de English Only, que busca el uso excluyente y exclusivo del inglés en Estados Unidos.

Pero la idea del inglés como única lengua de Estados Unidos —y las discriminaciones subsecuentes— no iniciaron con el ascenso de Trump y su atrabiliaria política cultural. Los californios ya las sufrieron hace siglo y medio, cuando la fiebre del oro llevó hacia el Oeste a miles de anglohablantes que utilizaron el idioma como fundamento para reclamar derechos sobre una tierra que no era suya. Y las sufrieron los novomexicanos y texanos a los que hace un siglo se humillaba por hablar mal.

Uno de los casos de represión del español más delirantes en la historia de Estados Unidos fue el promovido desde la escuela Blackwell, en el sur de Texas, a principios del siglo pasado. Los alumnos del instituto habitaban un territorio tradicionalmente hispanohablante, pero el gobierno local quiso que abandonaran totalmente su idioma materno, el español, en beneficio del inglés. Como parte de una estrategia represora, los alumnos se vieron obligados a escribir “We will not speak Spanish” en un papel que debía depositarse en una caja con forma de ataúd. Una vez lleno, se organizó un funeral para “Mr. Spanish” y se ofició un entierro en presencia de toda la escuela.

La historia universal ofrece un amplio muestrario de premeditada represión social sobre determinadas lenguas, de manipulación de su estatus, de prohibición de su uso. Las formas de represión lingüística son muy variadas en sutileza y abarcan desde la coerción cotidiana en las familias o los barrios, hasta la prohibición de enseñar en la escuela alguna lengua.

Puede hablarse de represión lingüística cuando se ordena quemar libros en un idioma, como hicieron las fuerzas soviéticas con obras escritas en estonio en la Universidad Tartu de Estonia en los años cuarenta; cuando se obliga a los niños a cargar piedras por hablar la lengua de su familia, como ocurrió en el País Vasco español durante el franquismo; cuando a los alumnos que no hacen un uso adecuado u oportuno de la lengua debida se les prohíbe ir al baño o se les pega con una regla, como ocurría en Las Cruces, Nuevo México en los años setenta.

Esto ocurre acaso por una idea que se desarrolló durante el romanticismo nacionalista del siglo XIX que iguala lengua y nación. Si en el mundo existen unas seis mil lenguas y unos doscientos países, basta un simple cálculo para entender la ubicuidad del bilingüismo. Por ello, la búsqueda de una correspondencia absoluta entre una nación con una sola lengua solo ha traído tribulaciones a la humanidad: no hay nada más natural en los pueblos del mundo que la coexistencia de lenguas.

Michael J. Sandel, premio princesa de asturias de ciencias sociales de este año, ha reflexionado sobre cómo los derechos individuales no pueden sacrificarse en nombre del bien común. El Estado no debería imponer un modo de vida preferible, sino dejar que los ciudadanos elijan sus valores y fines, sin perjuicio de la libertad de los demás. Y uno de los derechos individuales más arraigados es usar la lengua propia en la comunicación personal. Así lo demuestran los 50 millones de hispanohablantes en Estados Unidos.

Por su parte, el filósofo coreano Byung-Chul Han propone una imagen que bien puede aplicarse a la actual represión del español en ciertos sectores de Estados Unidos: la expulsión de lo distinto. Nuestras sociedades están exhibiendo una veneración tan intensa a lo igual que las lleva a considerar su plenitud solo en lo idéntico: cuando las conductas están unificadas, las ideas se parecen y las lenguas se asemejan. En caso contrario solo cabe una salida: la expulsión. De ahí que muchos de los estadounidenses que exigen el uso público y privado del inglés están reivindicando mucho más que la lengua de un país: están demandando el uso de “la lengua del mundo”, la lengua, por tanto, en la que “todos” deberíamos igualarnos, especialmente los inmigrantes, los otros, los distintos. Aunque se podría observar que los distintos en Estados Unidos tienen la segunda lengua materna más hablada del mundo por número de hablantes, después del mandarín.

No importa la rica y longeva historia hispana de Estados Unidos (en 2016, los hispanos eran el 18 por ciento de la población estadounidense); no importa ser distinto en un país fundado por distintos. En los Estados Unidos de Donald Trump la única consecuencia de la discordancia parece ser la expulsión. Pero el hecho es que la diversidad, especialmente la lingüística, es un factor de identidad que no obliga a la renuncia de proyectos comunes. Por eso la diversidad se tiene que defender en América, en el continente entero.

Views: 163

Replies to This Discussion

Yo no creo que sólo deberíamos hablar inglés en Estados Unidos. No es justo que otras personas de otros países necesitan de olvidarse de sus culturas. Ellos deben poder hablar cualquier idioma que quieran. El Estads Unidos es un lugar diverso y bastantes personas de diferentes culturas vienen aquí, esto es bueno porque trae cultura a todos lados. En escuela no está bien que los estudiantes sean obligados a olvidar sus culturas y que se sientan discriminados por sus diferencias. Yo creo que se puede hablar inglés y cualquier otra idioma, no creo que solo debe ver un idioma en este país. Yo creo que no permitir hablar español en Estados Unidos no es exactamente racista. Yo creo que hay circunstancias donde una persona debe aprender inglés para poder comunicarse con otras personas en el mundo o tal vez en un trabajo. En unos trabajos es necesario que sepan el idioma específica entonces en estos casos yo no creo que es racista. Yo creo que es racista si alguien está diciendo que una persona no puede hablar español simplemente porque no les gusta. Esto es injusto y no debería pasar porque todos somos different y no vamos a ser exactamente iguales. Por ejemplo si yo me voy aun restaurante y me dicen que no puedo hablar español, yo me voy a sentir mal y discriminado porque no me están dejando hablar español. Para algunas personas,  sus culturas son muy importante para ellos y no creo que les gustarían a nadie que les pase esto.

Estoy de acuerdo con todo lo que escribiste. No solo deberíamos hablar inglés en los Estados Unidos. Este país es muy diverso y todas las culturas deben ser aceptadas. El idioma es una gran parte de la cultura y la identidad. Creo que es interesante que haya dicho que hay circunstancias en las que una persona debe aprender inglés para comunicarse con otras personas en el mundo o quizás en un trabajo. Estoy de acuerdo en que en algunos trabajos es necesario que los empleados conozcan el idioma específico, por lo que en estos casos no creo que sea racista. En mi opinión, si alguien conoce otro idioma, es un beneficio para un trabajo y no una desventaja.

Estoy de acuerdo con lo que dijo, estoy de acuerdo en que el inglés no debe ser el único idioma que se habla en Estados Unidos. Necesitamos continuar con aquello por lo que lucharon nuestros antepasados, la igualdad, no todos debemos ser obligados a hablar, entender y vivir con el mismo idioma, debe ser nuestra elección. La identidad de las Américas es libertad, libertad para elegir, libertad para hablar como quieras sin ofender a nadie más. Sí, quizás aprender inglés definitivamente te ayude, pero aún así no debería ser el único idioma en los Estados Unidos de América.

Los Estados Unidos es un país que fue creado con el esfuerzo de muchas personas. La fundación de lo que hizo los EE.UU. fue la de liberta y justicia. Como puede un país que es basado en estos principales, sea un lugar adonde solamente se habla un sólo idioma. Gente de muchos países, cerca y lejos, llegaron aquí para poder construir una vida mejor para ellos y sus familias. Esas personas que tomaron el riesgo de venir acá, son las que levantaron este país adonde esta actualmente. Ellos trajeron sus culturas, su comida, su música, y muchas mas, hasta aquí, y convirtió los EE.UU. en lo que hoy es: un lugar diverso. Así que, por ninguna razón veo la lógica en que aquí solamente se debe hablar inglés. Sí pienso que los que llegan aquí, deben hacer el esfuerzo de aprender hablar inglés, por asunto de trabajo y educación. Pero, que ellos venga aquí, no significa que deben dejar por completo su cultura.

En una manera, sí es racista no querer permitir hablar español en Estados Unidos. Por cual razón, aparte de discriminar, hay personas que no quieren que los otros hablen español. En vez de ellos, juzgar y ser prejuicios, deben intentar aprender los idiomas que están alrededor de ellos; sea el español u otro idioma. Además, cuando ellos quieran decir que los inmigrantes se están sobrepasando, deben recordarse sobre la historia de los EE.UU. Estamos en un territorio robado de los nativos americanos y por esa sola razón, debe haber comprensión hacia esas personas que crearon una nueva vida aquí.

Estoy de acuerdo con usted en el sentido de que los inmigrantes deben aprender inglés con el fin de obtener un trabajo o una carrera. Por otro lado, ser bilingüe es un requisito importante para la mayoría de los trabajos porque la comunicación es fundamental para expandir su empresa o negocio. También estoy de acuerdo con el hecho de que los inmigrantes deben mantener sus costumbres y tradiciones, así como hablar en su idioma nativo sin ser criticados o ridiculizados por tener un acento.

Estoy de acuerdo contigo ya que mencionas que ser bilingüe es beneficiario, sea a nivel profesional como personal. Aparte, de que todos debemos respetar las culturas de los demás y sus idiomas para tener una sociedad productiva sin conflictos de ese ende. Al igual, como mencioné en mi pequeña respuesta a este blog, hay que dejar en claro que el inglés es igual de importante que el español, por ende, el menosprecio de cualquiera de estos dos idiomas sería de enfoque ignorante.

Los Estados Unidos tienen una historia larga y orgullosa como país de inmigrantes. Es un crisol de muchas personas, costumbres y tradiciones diversas. Este país fue construido sobre la espalda de inmigrantes de todos los rincones del mundo. Al llegar a los Estados Unidos, muchos inmigrantes se sienten abrumados y solos debido al hecho de que dejaron su tierra natal para vivir en un nuevo entorno en busca de una mejor forma de vida para ellos y sus familias. También es difícil para los inmigrantes adoptar la cultura estadounidense porque están haciendo todo lo posible por mantener las tradiciones y costumbres de sus respectivos países. No creo que el inglés deba ser el único idioma que se habla en Estados Unidos, pero el inglés es un idioma que todo inmigrante debe hacer todo lo posible para aprender lo mejor que pueda. Al aprender inglés, podrían obtener empleos con altos salarios y beneficios para mantener a sus familias. Por otro lado, muchos trabajos hoy requieren que seas bilingüe. La comunicación es muy importante en el lugar de trabajo y muchas empresas, especialmente aquellas en el campo del servicio y las oficinas internacionales, consideran que el bilingüismo es una alta prioridad. Creo que no poder hablar español en los EE. UU. Se considera racista. Siento que, independientemente de si usted es de un país que habla español o no habla español, debería sentirse libre de hablar en su idioma nativo sin ser rechazado o discriminado por simplemente hablar de manera diferente o con acento. Esto es lo que hace que los EE. UU. Sean únicos y uno de los mejores países del mundo porque entendemos la importancia de abrazar a personas de diferentes ámbitos sociales y étnicos.

  Estoy de acuerdo con usted de que los Estados Unidos se ha construido con el trabajo arduo de los inmigrante, y no es fácil para ellos dejar sus países para buscar nuevas oportunidades en este país para darle una mejor vida a sus familias. Se que adaptarse a una nueva cultura e idioma no ha de ser fácil, por eso pienso que cada persona debe tener el derecho de hablar su idioma, pero también como menciona usted considero que deben de aprender el idioma de ingles para mejorar sus vidas y lograr obtener mejores oportunidades de trabajo y así darían una mejor vida a sus familias. Considero que dar respeto a cualquier persona y a su cultura nos hará vivir en un mundo mejor y una de las formas de hacerlo es respetando el idioma que cada persona desee hablar.








No solo deberíamos hablar inglés en los Estados Unidos. Los Estados Unidos no tienen un idioma oficial. Algunos países, como China, tienen un idioma administrativo y los idiomas locales. Los idiomas locales deben ser permitidos. En los Estados Unidos, el idioma administrativo suele ser el inglés, pero los documentos gubernamentales se traducen a muchos idiomas diferentes. El idioma es importante para la cultura de las personas. Es importante que las personas puedan hablar el idioma que quieran. En la asimilación, muchas personas han olvidado sus idiomas y eso no es bueno.

El presidente Trump es tóxico para el país. Su retórica fomenta el comportamiento odioso de otras personas. Aunque hay una historia de racismo en este país, el presidente Trump permite que las personas se sientan cómodas siendo racistas. Si la gente ve al presidente hacerlo, entonces piensan que está bien.

La persona que dijo: "Habla inglés, esto es América", lo dijo en Manhattan. En enero de 2019, la ciudad de Nueva York fue clasificada como la sexta ciudad más diversa de los Estados Unidos. También fue clasificada como la quinta ciudad con diversidad lingüística en los Estados Unidos. La gente en la ciudad de Nueva York es de todo el mundo.

Además, las personas deben ser alentadas a conocer varios idiomas. Las personas no deben ser avergonzadas por hablar otros idiomas. Saber otros idiomas es algo bueno. La persona a la que el neoyorquino regañó por hablar en español puede que también sepa inglés. No se debe asumir que, como alguien habla un idioma, no conoce ningún otro idioma.

Yo estoy de acuerdo con lo que estás diciendo, también creo que es importante que todos mantengan sus culturas. El idioma es muy importante para muchas personas y agrega diversidad al país. Yo también estoy de acuerdo con lo que estás diciendo sobre Trump. Yo no creo que esta bien que el president permite que otras personas sean racistas, esto está mal y hace que el Estados Unidos se vea mal también. Espero que la gente aprenda a aceptar a los demás.

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dijiste. También mencioné que los Estados Unidos no tienen un idioma oficial. Estados Unidos es un país tan diverso con muchos idiomas diferentes y, como usted dijo, es parte de la cultura y creo que el idioma es una parte clave de sus raíces. También mencionó que muchas personas han olvidado cómo hablar su idioma nativo, lo cual me parece muy decepcionante y esa es otra razón por la que deberíamos poder hablar más de un idioma.

Para comenzar, estoy de acuerdo con tu comentario. Los Estados Unidos está lleno de varias culturas, y hay que regocijar de eso. No somos unos de esos países que tienen solo una idioma administrativo. Al parecer que también estas contra Trump y todo lo que hace. Las estadísticas que diste en la tercera párrafo me pareció interesante. Lamentablemente, no habrá ningún momento en que podremos apreciar a las diversas culturas que hay en los Estados Unidos. Sin que hay un líder que pone el ejemplo, nada va a cambiar.

RSS

Report

Win at School

Commercial Policy

If you are representing a commercial entity, please see the specific guidelines on your participation.

Badge

Loading…

Follow

Awards:

© 2019   Created by Steve Hargadon.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service