Lee el artículo y comenta sobre la represión actual del español en Estados Unidos (incluso en NY), tomando en cuenta tus experiencias personales y estas dos preguntas:

1) ¿Deberíamos solo hablar inglés en Estados Unidos?

2) ¿No permitir hablar español en Estados Unidos es racista?

https://www.nytimes.com/es/2018/06/23/opinion-espanol-estados-unido...

La represión lingüística del español en Estados Unidos

Por 23 de junio de 2018

CAMBRIDGE, Massachusetts — “Speak English. This is America”. Estas son las palabras con las que un abogado de Manhattan reclamó al dueño de un restaurante para que sus empleados hablaran en inglés, y no en español. Son palabras que condensan una idea arraigada en buena parte de los estadounidenses y que justificó las sospechas de un agente fronterizo, en Montana, para detener a dos mujeres que hablaban en español.

Es la misma idea que llevó a una maestra en Nueva Jersey a decirles a sus estudiantes, que hablaban español, que en Estados Unidos se luchaba por defender el derecho de hablar americano, porque nada hay más natural que darle a una lengua el nombre del país en que se habla.

Las actitudes intolerantes son contagiosas y estos sucesos —irreflexivos y hasta violentos— reflejan que estamos viviendo una escalada de racismo, quizás provocada por el discurso del presidente Donald Trump. En lo que se refiere al español, las ideas e intenciones de Trump quedaron claras desde el inicio de su mandato: con el falso pretexto de su reorganización estructural, se suprimió la versión en español de la página web de la Casa Blanca. Es inevitable ver la alineación de Trump con el movimiento de English Only, que busca el uso excluyente y exclusivo del inglés en Estados Unidos.

Pero la idea del inglés como única lengua de Estados Unidos —y las discriminaciones subsecuentes— no iniciaron con el ascenso de Trump y su atrabiliaria política cultural. Los californios ya las sufrieron hace siglo y medio, cuando la fiebre del oro llevó hacia el Oeste a miles de anglohablantes que utilizaron el idioma como fundamento para reclamar derechos sobre una tierra que no era suya. Y las sufrieron los novomexicanos y texanos a los que hace un siglo se humillaba por hablar mal.

Uno de los casos de represión del español más delirantes en la historia de Estados Unidos fue el promovido desde la escuela Blackwell, en el sur de Texas, a principios del siglo pasado. Los alumnos del instituto habitaban un territorio tradicionalmente hispanohablante, pero el gobierno local quiso que abandonaran totalmente su idioma materno, el español, en beneficio del inglés. Como parte de una estrategia represora, los alumnos se vieron obligados a escribir “We will not speak Spanish” en un papel que debía depositarse en una caja con forma de ataúd. Una vez lleno, se organizó un funeral para “Mr. Spanish” y se ofició un entierro en presencia de toda la escuela.

La historia universal ofrece un amplio muestrario de premeditada represión social sobre determinadas lenguas, de manipulación de su estatus, de prohibición de su uso. Las formas de represión lingüística son muy variadas en sutileza y abarcan desde la coerción cotidiana en las familias o los barrios, hasta la prohibición de enseñar en la escuela alguna lengua.

Puede hablarse de represión lingüística cuando se ordena quemar libros en un idioma, como hicieron las fuerzas soviéticas con obras escritas en estonio en la Universidad Tartu de Estonia en los años cuarenta; cuando se obliga a los niños a cargar piedras por hablar la lengua de su familia, como ocurrió en el País Vasco español durante el franquismo; cuando a los alumnos que no hacen un uso adecuado u oportuno de la lengua debida se les prohíbe ir al baño o se les pega con una regla, como ocurría en Las Cruces, Nuevo México en los años setenta.

Esto ocurre acaso por una idea que se desarrolló durante el romanticismo nacionalista del siglo XIX que iguala lengua y nación. Si en el mundo existen unas seis mil lenguas y unos doscientos países, basta un simple cálculo para entender la ubicuidad del bilingüismo. Por ello, la búsqueda de una correspondencia absoluta entre una nación con una sola lengua solo ha traído tribulaciones a la humanidad: no hay nada más natural en los pueblos del mundo que la coexistencia de lenguas.

Michael J. Sandel, premio princesa de asturias de ciencias sociales de este año, ha reflexionado sobre cómo los derechos individuales no pueden sacrificarse en nombre del bien común. El Estado no debería imponer un modo de vida preferible, sino dejar que los ciudadanos elijan sus valores y fines, sin perjuicio de la libertad de los demás. Y uno de los derechos individuales más arraigados es usar la lengua propia en la comunicación personal. Así lo demuestran los 50 millones de hispanohablantes en Estados Unidos.

Por su parte, el filósofo coreano Byung-Chul Han propone una imagen que bien puede aplicarse a la actual represión del español en ciertos sectores de Estados Unidos: la expulsión de lo distinto. Nuestras sociedades están exhibiendo una veneración tan intensa a lo igual que las lleva a considerar su plenitud solo en lo idéntico: cuando las conductas están unificadas, las ideas se parecen y las lenguas se asemejan. En caso contrario solo cabe una salida: la expulsión. De ahí que muchos de los estadounidenses que exigen el uso público y privado del inglés están reivindicando mucho más que la lengua de un país: están demandando el uso de “la lengua del mundo”, la lengua, por tanto, en la que “todos” deberíamos igualarnos, especialmente los inmigrantes, los otros, los distintos. Aunque se podría observar que los distintos en Estados Unidos tienen la segunda lengua materna más hablada del mundo por número de hablantes, después del mandarín.

No importa la rica y longeva historia hispana de Estados Unidos (en 2016, los hispanos eran el 18 por ciento de la población estadounidense); no importa ser distinto en un país fundado por distintos. En los Estados Unidos de Donald Trump la única consecuencia de la discordancia parece ser la expulsión. Pero el hecho es que la diversidad, especialmente la lingüística, es un factor de identidad que no obliga a la renuncia de proyectos comunes. Por eso la diversidad se tiene que defender en América, en el continente entero.

Views: 289

Replies to This Discussion

Estoy de acuerdo que en hablar mas que solo un idioma es beneficial para muchos trabajos. Y como dices tu este pais es multicultural esta siendo muy racista el presidente en que prohiba que hablen ingles. En este pais vienen muchos de otros paises como mencionaste tu hasta hay turistas en donde puede ver que ya no quieran venir por que se sentiran descreminadas que no son acceptados a venir para solo pasarla bien por un rato.

No creo que solamente debiamos de hablar el englis pero creo que seria mejor que sepan por lo menos un poco. Como el englis se habla en casi cada lado. Creo que en la prohibicion de no hablar espanol en los EE.UU si es racista por que ya en muchos sitios encontradas a mucha gente ya hablando mas espanol. En muchos trabajos que yo a tubido yo e tenido que hablar o a veces traducir para la gente y en poder hacerlo me senti bien que pude haber ayudado a gente. Hasta en muchos trabajos te van a poner mas en cuenta si eres bilingue. Seria muy triste que este pais no prohiba que no se hable espanol sabiendo que se esta convertiendo popular en los EE.UU. Tambien hay gente de otros paises que vienen con su idioma y es todo lo que se train con ellos de recuerdo a sus paises no seria justo para ellos. Hay que recordad que esta pais fue colonazido y que los nativos originales todabia existen.

El español es el segundo idioma dominante en este país, después del inglés. Los Estados Unidos es un país diverso y multicultural. Nosotros los hispanos somos ahora el grupo minoritario más popular. Nuestro idioma principal es el español, la razón por lo cual se escucha a gente comunicándose entre ellos usando este idioma. Basaré mi opinión en mi experiencia personal.

No creo que es justo que ha una persona le digan “speak English”. Me entristece que casos como estos estan aumentando. Creo que podemos agradecer al Presidente por no tomar en cuenta su impacto negativo en la sociedad en dia. Su modo de pensar promueve la división y no la unidad entre la gente.

He intentado comprender por qué alguien quisiera decirle a una persona “speak English”. Mis pensamientos son que talvez se sienten excluidos, amenazados por la dominación o talvez son solamente racistas. Esto es un comentario grosero que puede resultar en un altercado fisico o verbal. Es difícil de alejarse de esta situaciones, y aplaudo a aquellos que son capases de hacerlo. Cada uno tiene el derecho de hablar cualquier lengua que prefieren.

En la mayoría de los casos conocer mas de un idioma ha sido beneficioso en lugar de perjudicial. Esto hace possible comunicar información importante con los que no hablan el idioma dominante de un país. Ninguna persona nos puede evitar que hablemos nuestra lengua materna. Es lo que nosh ace únicos y especiales en nuestras comunidades. Espero que todos como estudiantes, padres y maestros podemos entender que cuando todos nos unimos, nuestro país se hace aun mas fuerte.

Desde que "América fue descubierta", nunca hubo un solo idioma que haya que hablar. Es triste que este sea todavía un argumento por el cual algunos todavía sienten una opinión firme sobre que el inglés debería ser el único idioma en los Estados Unidos, creo que es un ridículo. Creciendo yo siempre me sentía orgullosa saber dos idiomas. De niña me dijeron que al saber más de un idioma me llevaría por delante de muchos que conocían un solo idioma  y eso era algo que debía seguir aprendiendo. Hoy vemos cada vez más que saber o hablar otro idioma que no sea el inglés es un delito o un error porque esto es América. Creo que esto es algo que ha estado ocurriendo durante años, pero ahora que tenemos redes sociales, estamos viendo estos incidentes. Vimos el video del abogado gritando a los cocineros de un restaurante: "Speak english, this is america.” Al no permitir que nadie hable otro idioma, creo que es un acto racista y quitaria nuestros derechos, la primera enmienda establece claramente la libertad de expresión. No permitir que otros hablen su idioma nativo no solo es incorrecto, sino que muchos perderían su cultura, el concepto del “salad bowl” desaparecería. El concepto del “ salad bowl” sugiere que la integración de las diferentes culturas de los residentes de los Estados Unidos se combina como una ensalada. Hacemos parecer que estamos orgullosos de nuestra diversidad pero, ¿lo somos realmente? Me he dado cuenta que este es un tema más mencionado ya que nuestro nuevo presidente mencionó que el inglés será el único idioma en los Estados Unidos. que me parece una locura.

RSS

Report

Win at School

Commercial Policy

If you are representing a commercial entity, please see the specific guidelines on your participation.

Badge

Loading…

Follow

Awards:

© 2019   Created by Steve Hargadon.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service