Permitir a los padres que atiendan a sus bebés en cuidados intensivos ayuda a mejorar su salud y su bienestar:


Según estudios realizado demuestran que las madres y padres que cuidan de sus bebés en cuidados intensivos mejora el aumento de peso, las tasas de lactancia entre los bebés prematuros y reduce el estrés de los padres. La presencia y participación de los padres tiene beneficios a largo plazo. Para que esta integración sea posible, la familia necesita un espacio de descanso dentro del hospital.

Infelizmente no todos los bebés tienen el privilegio de ir a su casa a las pocas horas de haber nacido. Los bebés prematuros, especialmente los que nacen antes de la semana 33, tienen que quedarse en la unidad de cuidados intensivos (UCIN) porque no pueden ir con sus padres, esto puede ser por dias o por meses. Muchos centros están tratando de adaptar las instalaciones donde los padres de estos niños puedan quedarse y estar más cómodos e involucrarse con el cuidado de sus hijos.  

Los autores del estudio propusieron a las madres y padres que participen activamente en el cuidado dándoles los medicamentos orales, alimentándolos, tomando la temperatura, y también registrando su crecimiento y tomando decisiones durante esta fase.  Por eso los hospitales deberían acomodar a los padres con espacio de descanso y un dormitorio con sillas reclinadas al lado de la cama de sus bebés,  estacionamento grátis y enfermeras capacitadas para hacer el trabajo y apoyo para la famila.

Basado en los resultados observados se puede decir que la participación activa de los padres permitió mejorar el aumento de peso entre los bebés prematuros, mejoró la tasa de lactancia y redujo el estrés y ansiedad de los padres. Muchos padres han tenido malas experiencias en el UCNI como depresión, estrés,  muy traumático para ellos.  Muchos de las cuidados intensivos neonatales son tan medicalizados que “los padres no son percibidos como cuidadores sino como visitantes” menciona O’Brien, principal autora del estudio. Existen antecedentes que en varios hospitales en Estonia, ya incluían a las madres en el cuidado de los bebés en la década del 1980. En base a estos resultados se realizaron ensayos en Canadá, Australia y Nueva Zelanda, con 1700 bebés prematuros de menos de 33 semanas de gestación donde parte de ellos recibieron atención estándar y otra parte tuvieron a sus padres como principales cuidadores corroborando nuevamente los beneficios para hijos y padres cuando estos participan activamente.  

El nacimiento de un bebé prematuro es un momento crucial para los padres y requiere ayuda de toda la familia para sobrellevarlo. En mi opinión y teniendo en cuenta los estudios realizados, todas las instituciones deberían implementar este modelo de atención integrada con los padres que fortifican los vínculos y mejoran el desarrollo del bebé.

Views: 15

Comment

You need to be a member of Classroom 2.0 to add comments!

Join Classroom 2.0

Report

Win at School

Commercial Policy

If you are representing a commercial entity, please see the specific guidelines on your participation.

Badge

Loading…

Follow

Awards:

© 2018   Created by Steve Hargadon.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service